El pasado 17 de agosto nos desplazamos hasta el bonito castillo de Verín (Orense) para grabar el preludio de la boda de Elisa y Juan Carlos.

Desde la pre-boda ya se respiraba un ambiente de amor, ternura y sentimientos a flor de piel. Las lágrimas empezaron a rodar mucho antes de que todo se pusiera en marcha. La boda, como era de esperar, fue emotiva hasta decir basta. Desde el primer minuto la emoción se palpaba y eso dio pie a una boda de revista, a una de esas que hacen de esta profesión algo realmente apasionante, emotivo y especial.

Hay trabajos en los que uno se siente orgulloso no sólo de su trabajo sino también de las personas que lo rodean.

Gracias por dejarme formar parte de vuestro día, Elisa y Juan Carlos.