He tenido la suerte de poder iniciar un curso de fotografía de bodas en la que para mí es una de las escuelas más importantes de España: EFTI. Master Internacional de Fotografía de Bodas. El título ya es suculento pero cuando ves el plantel te das cuenta de la magnitud: Ed Peers, Mariscal Ariza, Branco Prata, Víctor Lax y muchos otros que, aunque no conociera inicialmente, son grandes referentes del mundo artístico de las bodas.

Es curioso que esté escribiendo estas líneas yo que siempre fui, desde que salí de la escuela, un renegado de este mundo. «Jamás trabajaré en una boda» dije hace unos 12 años después de hacer la primera… Hoy día no sólo es mi profesión sino que me gusta, me motiva y me ilusiona. Suelo decir que la manera de fotografiar o de filmar una boda ha cambiado pero me doy cuenta de que no sólo eso ha cambiado, yo he cambiado al mismo ritmo que los grandes referentes de la fotografía han ido moldeando, a base de duro trabajo y, por qué no decirlo, algo de riesgo… lo que hoy día se conoce como fotografía documental de boda. Esta tendencia que nos permite expresarnos de la manera más artística que podemos y lo que la gran mayoría ha buscado. AL menos eso pretendía yo desde mis inicios.

Dicho esto, no estoy sino contento y con ganas de avanzar, de ver qué nos depara este fabuloso curso, de crecer como fotógrafo a la par que como persona y con mucha motivación para afrontar la temporada 2019.

¡A trabajar!